31 diciembre, 2011

FELIZ AÑO NUEVO 2012

ELEMENTAL                
 


PARA ESTE DESPUÉS DE RECIBIR EL 2012

YO TAMBIÉN QUIERO UNO.

Después de un Trago Llamado Culin



 Así  termino  Papa Noel después de dejar los regalos en La Punta de Bombón.  :D

21 diciembre, 2011

FEliz Navidad!! :)



Que estas fiestas navideñas sean de dicha y alegría, pronto  volveré, aunque ya no espero nada solo tengo la promesa de ser mejor, de dar  amor y alegría.

mi tiempo para compartir, mis ojos de vigía, mi fuerza para el débil, mi alma a todo lo que importa en esa vida... SEAMOS MEJORES, SEAMOS BUENOS.

20 diciembre, 2011

LUNA, ME ENCANTAS!!! :$





Hoy  veo la luna tan imponente y tan bella y a la vez  ese sentimiento de culpa y reproche a mi mismo me  deprime, es una constante confrontación entre mis sentimientos y mi locura.

Como no ver a la bella luna, que en una noche como esta; en la que no existe  más que ella, tan dispuesta en darnos su  luz, esa luz que en la oscuridad, nos  brinda sensaciones calmantes la misma que me disipa ese ente sombrío que me agobia .


:)


Tropecé de nuevo y con... °_°!!


19 diciembre, 2011


Mi Bosque INTERNO


MI CAMINO

proximante...

Después de la Tormenta

Perdí la noción del tiempo, pero sospecho que ya paso un año, no veo muestras de vida humana alguna en ningún rincon de esta isla, el mar solo me muestra eso, el oceano tan vasto e inmenso, ninguna embarcacion a la vista.

Hoy después de la tormenta de añoche me llego una botella presisa para enviar una nueva carta, un escrito que nace de mi para mantener mi cordura y no sucumbir a la locura de una soledad perpetua.

Deseo construir una banquito de papel y llegar tan lejos como mi fe me la permita. tan lejos como mi corazon me guíe.

18 diciembre, 2011

YOU´RE BEAUTIFUL



There must be an angel with a smile on her face,
when she thought up that I should be with you.
But it´s time to face the truth,
I will never be with you.


Debió haber un ángel con una sonrisa en su cara,
cuando ella pensó que yo debería estar contigo.
pero es hora de afrontar la realidad
Nunca estaré contigo.

Ojo de puente.




Ojos de puente los míos
por donde  pasan las aguas
que van a dar al olvido.

sobre mi frente de acero
mirando por las barandas
caminan mis pensamientos.

mi nuca negra es el mar,
donde se pierden los ríos,
y mis sueños son las nubes
por y para las que vivo.

ojos de puente los míos
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.

Por Manuel Altolaguirre.


De no Olvidar



Las  palabras del padre se repiten en mi cabeza, mezcladas con el malestar de las copas de whisky de anoche, pues no fue una noche cualquiera.

Las palabras del padre al decir frente a todo el auditorio con voz firme dando  las gracias a los invitados por su presencia y tal motivo no era para menos: " HOY SE CASA MI HIJO, mi chanaco como solemos decir, el últimos de mis hijos. Yo quiero a todos mis  hijos por igual; pero como sabrán, mi hijo se casa, mi chanaquito, mi guagua,  ES MI GUA GUA." la vos entrecortada mostraba a un padre lleno de amor y de felicidad por su hijo. Todos contemplando la escena y viendo al hijo copia fiel al padre, esa guagua de metro ochenta aproximadamente...       Todos Aplauden.

Mi amigo a quien conozco toda mi vida, recuerdos de esos años de niñez, adolescencia, aquellos veranos. Recuerdos afloran como aquella vez en la que llego carucho de Estados Unidos, historias que  me las reservo pero que fueron muy buenos tiempos pero recordando la noche de ayer cuando el novio saco la primera liga se acerco por donde estaba yo y felizmente se la entrego a ...  Carucho, que esta ves llego de Costa Rica, todo muy divertido, a su regreso no se podía evitar la sonrisa de oreja a oreja, pues llego sudando y rojo después de subir la liga con los dientes, el siguiente fue Jose, el hermano menor de mi promoción y amigo mas conocido como Papucho, en la mesa de a lado estaban mis amigos con sus novias y escuchaba algunos rumores, los mismos que se materializaron al momento en que Cristian vino y me dio la tercera liga...

Felicidades a los recien casados Farith y Cristian.



Tienes Mi AMOR



Hay personas que nos hablan y ni las escuchamos.

Hay personas que nos hieren y no dejan ni cicatriz.

Pero hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida
y nos marcan para siempre.

Cecilia Meireles

14 diciembre, 2011


Nunca Dejes?


Podrás impedir que una persona sea tu todo. Pero!!!  si acaso ese otro ser, pudiese lograr formar un poquito de ti y si al final se fuese?    ... Se iría con el(la) algo tuyo.



Se me ocurre algo, Si la otra persona se va, no creo que se vaya completa pues se quedara con nosotros algo suyo...   y no digo que  nos deje el  dolor de su partida, sino el recuerdo de una vida compartida, vivencias, sentimientos que un día fueron los mas puros entre los seres amados, parte de su corazón, parte de su Alma.

Uno trata de impedir cosas, las cosas ocurren aunque no las queramos, siempre pasan, la cosa es saber afrontarlas, manejar de la mejor manera y con disponibilidad de sobre salir entre ellas; pues lo inevitable ocurre y ocurrirán muchas veces.

 ¿NUNCA DEJES? 

¿Y PORQUE NO? 

Forma parte de nuestro proceso de aprendizaje el saber afrontar una perdida, la partida del ser querido, doloroso muchas veces, la  gran mayoría diria yo pero entendamos no podemos escapar de ello porque llegara tarde o temprano 
en este camino que se llama vida.
8 de junio a la(s) 20:17 ·       2011                                                                                                                                                   Por:  BETO LLOSA

11 diciembre, 2011

Vida


Nuestro  amanecer en la vida  es felicidad y felicidad sin preocupaciones del que vendrá, en media mañana estamos listos para un amor, que a de venir, el de nuestra unión con un universo nuevo y maravilloso.
En nuestro atardecer y después de muchos  años de felicidad compartida, de amor,conflictos, entendimientos, de unión perfecta con un ser que nos deja físicamente, pero que permanecerá por toda la vida con nosotros. 

Por ultimo cuando llega la noche solo nos queda la vida recorrida, la gran vida  vivida a la máxima plenitud, y ser parte del cosmos, unido al ser amado y así es y sera por siempre.

Lugar de sueños


Y estaba sentado en una banca, al frente suyo el obelisco de Mollendo.


Hacia un poco de frio, por momentos muy breves se precipitaba un poco de garua como diciendo o dando muestra o señal de que en cualquier momento se nos cayera el cielo.

El chico esperando el bus para su viaje; retorno a casa, esperando  esta. Pensando  en ella junto la música de una canción que escuchaba desde su celular, instantes eternos, de Leuzemia. Se sumerge y piensa, fantasea y entra en un campo que nunca intento explorar, lo distrae una luz potente, al instante alzando la mirada  con sobre salto se percata que era un camión y no el bus. Retornó a su estado primario, pero ahora sintiendo el cansancio del día trascurrido en sus ojos, el sueño y cansancio hacen provocar un escalofrió, en ese mismo instante se apaga la música, la batería del celular se termino, sin más remedio, solo le queda esperar un transporte para llegar a casa.


Un taxista al frente de la banca estaba conversando con otra persona, el sonido llenó el silencio que dejo por un segundo el fin de la música, al instante se sumaron el ruido de todo a su alrededor, como que si antes no hubiesen estado, los autos de la avenida, el sonido de los distintos motores, los clacson y sonidos aleatorios de todo llegaban a los oídos del chico.


Se pregunta cuánto tiempo tendrá que esperar, la tos vuelve como algo incontenible. Algo comienza a molestar, el bostezo es inminente, por reflejo se lleva un brazo al rostro, este último con la boca  abierta y así tomar la gran bocanada de aire para que luego expulsar de la manera más larga permitida en ese estado, de pronto siente un adormecimiento, el cuello se tensa, la lengua se contrae.


El taxista ya solo, resguarde sido del frio en su taxi esta, esperando algo o alguien, no se sabe.

El chico se apoya al espaldar de la banca, sus manos en el cuello tratan de verificar el inconveniente, no puede mover la mandíbula, la boca abierta, los ojos saltantes, se para el chico, se ve algo raro en él, se enrójese, trata de hablar, no puede, trata de respirar, no puede, trata de pedir ayuda y solo logra caer a un metro del taxi.


El chofer distraído en un comienzo vio con interés al muchacho que se acercaba, habrá pensado que iba a solicitar sus servicios pero grande fue su sorpresa al verle su cara de pavor y luego desplomarse al suelo.


El cuerpo tendido en el suelo mojado por la baba y las lagrimas,  en su ayuda apareció el chofer y un transeúnte que pasaba por ahí en ese instante, HOSPITAL  se  oyó, el caballero le dijo al chofer  llevémoslo al  hospital de inmediato, le está dando un paro respiratorio.

En ese instante paso el bus que nunca tomaría, en ese instante era introducido en el taxi. En ese instante yo desperté.
El cuerpo del desafortunado estaba pálido, la  mirada perdida con los ojos semi abiertos, se ve que es entrado en una camilla ya en el nosocomio…

Un grito se escucha horrorizando a todos los presentes.

Alguien que lo conocía dio un grito de dolor, el cuerpo sin vida aparente paso por los pasillos de frente a sala de trauma shock.



Horas después un médico le dice a una enfermera; le tendré que decir a la madre que su hijo está vivo, pero por la gravedad del cuadro que presenta dudo mucho que despierte.

¿Entro en un coma doctor?

Así es.

Continuara...

24 octubre, 2011

SENTIRTE


FELICIDAD!!! Es algo intangible, pero que si lo tienes te cambia, te cambia el animo. no es un estado en si. Es algo en el cual una persona puede SENTIR cuando ocurre un evento o eventos sucesivos que en su clímax te hacen concebir un sentimiento único de bienestar, de calidez, conformidad, añoranza, sentimiento UNICO  DE PAZ, blancura, y es que digo blancura porque la felicidad ideal es en la que deseas compartir tu alegría por ese momento casi único e irrepetible, abra otros momentos, otras instancias en donde uno evocara ese sentimiento nuevamente, eso es lo ideal y muchas más veces mejor, pues en el mundo se vino para ser feliz no para vivir con tristeza.

saben una cosa, sé que es ser  feliz, me cruce algunas veces con la felicidad y quiero decir que me gusto mucho, es algo que te envuelve y uno desea ser adicto a ella, mas conseguirla es difícil, no imposible pero se logra con esfuerzo, dedicación, afán, y llega en momentos a veces difíciles, te llenan de una vitalidad inagotable.

felicidad!!, alguna vez quisiera ser feliz todos los días, alguna vez quisiera que esa sombra no este ahí, que todo sea...  pero, sentir esa felicidad que alimenta la vida y la fortalece se ve sombreada por ese árbol Pútrido que envuelve con sus raíces y te absorben toda pisca de ese sentimiento, ese estado, esa gracia.

Siento felicidad pero de pronto me viene el recuerdo, me invade el pensamiento, ¿como he de estar feliz, mientras que otra persona está sufriendo? se repite en in interior, me mata, me ahoga el sentimiento como si fuese un ególatra, desconsiderado y egoísta, no tengo la culpa pero como si toda en absoluta fuese mía, como vivir así, como querer volver tener la felicidad, pero la deseo; la deseo; pero, para esa criatura que huérfano de ella esta y no para mi.

la frase de "no dejes que te afecte lo que no puedes resolver", me enseña y trata de cambiar mi pensamiento en que si alguien no es feliz o alguna cosa inmanejable, no dejes que te perjudique tu vida, no tejes que pase a ser el centro de tu existir, a que te pudra, a que te envuelva en la sombra, sino que más bien mantente en la luz, en la felicidad para que de esa manera seas fuerte para combatir lo nefasto, lo Pútrido, lo malo.

Pero como no dejarse afectar, es como dar la espalda a tu naturaleza de ser humano, es como traicionarse asi mismo y a quienes tienen esperanzas en ti...

vive con toda la voluntad posible, busca la felicidad, ayuda al necesitado, y si fracasas en algunos casos, que la tristeza no te llene y te consuma, pues así es la vida dura y sin regalos gratis, ni cosas  fáciles, lucha y se mejor, que la FELICIDAD  esta a la vuelta de la esquina.

(El miedo a ser feliz y que se esfume esta ahí).

termino de leer, cerro el libro y le dijo-- muchacho no estes tristes, tu no tienes la culpa del accidente, no tienes la culpa de vivir tu y ella no, ¿hasta cuando estaras asi? ya han pasado 6 años, entierra el pasado, sale, diviertete,  vuelve a vivir, no pierdas tu vida.

mi vida termino ese dia padre, no consivo la idea de seguir aqui, me duele  respirar, me  entristese que ella no lo pueda hacer, mi primavera se fue ese dia... 

te contare una historia, escúchame con atencion y al concluir no volvere a tocar el tema nunca mas.

" LA VIDA, UN VERANO"

09 octubre, 2011

A MIS AMIGOS DE INFANCIA


Amigos del ayer, hoy y siempre.

Uno recuerda los años trascurridos y muchas cosas que se vivieron se perdieron para siempre, la memoria no puede recuperar tantas cosas que me nutrieron, formaron y otras en las que me aventure, pero algunas cosas perduraran para siempre, como lo es, los amigos que uno fue conociendo es esta efímera vida.

Un día me detuve de mi rutinal trajín, era un día de febrero, con una calor insoportable a la que ya conocida, no sé porque pero presentí  algo venir, ese calor al que tantos años me había acostumbrado desde que fui a dar a esa ciudad de pronto me era irrelevante y algo estoico, mi cuerpo se entumeció, la temperatura de mi cuerpo bajo abruptamente, estaba helado, sentí un aire  finísimo y frio chocar contra mí, de pronto me petrifique en una milésima de segundo; un dolor punzante y lacerante, era como si me quisieran sacar el corazón del pecho a tajo abierto, mas mi cuerpo recibió otro relámpago que pego en mi medula, un estirón que llego hasta el cerebelo, dolor, maldito dolor, mil agujas parecía traspasarme, mi corazón ha punto de colapsar a tal sometimiento, me mire pálido, sin aire y temblando todo eso en medio segundo, en el restante del segundo fue cuando caí de rodillas, mis brazos estirados contra el piso, apoyándome para no terminar de caer totalmente.

Un brazo lleve a mi pecho, mande un golpe a puro reflejo, nada, el miedo se asomo y poseyó, mis ojos se empaparon del jugo lacrimal, se nublo mi mirada, mi ojo izquierdo desaguo y la lágrima recorrió mi rostro maltratado. ¿Este es mi fin?, ¿Así terminare?, esas preguntas cruzaron mi mente para de pronto desaparecer, otro dolor al pecho me nublo de todo pensamiento racional, este ultimo recorrió hasta mis entrañas. Que le pasaba a mi cuerpo, ya no podía sentir el brazo izquierdo que termino cayendo, no podía  mover la extremidad, adormecida por mal indescifrable.

Ya  a punto de caer vi una luz y de pronto como sacando algo dentro mío, tosí, inhalé lo más posible y volví a toser, respire una bocanada de aire y se me hincho el pecho, y comencé a toser repetidas veces como tratar de exorcizar lo que tenia dentro; sometido al extremo mi diafragma se esforzada por cada inhalación y exhalación que daba; mi vena del cuello  quería reventar por tal presión que ejercía, la fuerza  a ese impulso de toser avanzaba cada vez mas. Todo se focalizo ahora a un dolor en los pulmones, me dolía respirar, mas mi instinto me decía no dejes de respirar por mas grande sea el dolor.

Fueron los minutos más tensos de mi jodida vida, los minutos  en los cuales me parecieron una eternidad, el dolor de mis pulmones neutralizo lentamente al de mi corazón, mi cabeza parecía reventar, tocia forzosamente, de mi palidez de principio se trasformo en rojo vivo, tenía el rostro empapado de sudor, lagrimas y con la sangre hirviendo. Di un respiro prolongado y exhale ya no con la imperiosidad de respirar nuevamente, esta ves fue como expulsando algo.

Mis pulmones quedaron con cero oxigeno, reaccione de pronto y recordé  que tenía que respirar, mi respiración algo quebrada, me hacia aprensión en las circunstancias que había atravesado. Arrodillado en el cuarto de baño, me quede inmóvil, taciturno, respirando; y tosiendo  de vez en cuando.

Paso algo de 10 minutos que viéndome en el suelo reaccione y trate de levantarme, mi incorporación parecía una empresa muy complicada, todas mis extremidades parecían indiferentes a mis órdenes, no hice nada, me quede otro momento ahí. Con mi mente en blanco, como tratando de olvidar tal episodio tan inverosímil.

Mi reacción al asombro del episodio que acababa de vivir y experimentar me forzaron a la incorporación de mi cuerpo, pesadamente incorpore una pierna apoyándome en la pared y agarrándome de la manija de la puerta del baño, termine de pie, y di un paso y de pronto  percibí la próxima caída, atine a abalanzándome y llegue a apoyarme en el lavamanos, con mi rostro mirando hacia abajo, pase largo tiempo sin notarlo.

Mi agonía tuvo término favorable, mire mis manos, el movimiento de mis dedos, empuñándolos me dio un sentimiento de coraje, levante la mirada y me encontré con un extraño, alguien que no conocía, analice ese rostro y que dio sensación de frio nuevamente. Frente mío un espejo, que sin mentir reflejo mi triste aspecto, un aspecto para más lamentable que no me había reconocido.

Ese espejo que lo analice como que viendo si era verdad o era la imaginación o una mala pasada de mis ojos gastados ya por los años. Reflejada la imagen en la que en detalle simplemente mostraba a una persona centenaria, con arrugas por doquier, una calvicie notoria, resaltante líneas de expresión, la mirada desubicada, mojado por sudor y lágrimas; y una respiración agitada.

Abrí el caño del agua y me moje el rostro viejo, volví a verme en el espejo y era el mismo rostro, esta vez mis ojos miraban distintos, percibí algo diferente, al respirar sentí como que si nunca lo hubiera hecho realmente. Mis ojos comenzaron a arderme, se  sentían cansados y como si me hubiesen dado una paliza de madre mía.

Con mayor fuerza de las que disponía minutos antes, Salí del cuarto de lavado, recorrí el pasillo largo hacia mi cuarto, lentamente avanzaba como si el fútil viento me parase, como si recién eran mis primeros pasos, llegue a la puerta de mi habitación, abrí la puerta en su totalidad y penetre en mi recinto mas privado.

-El cuarto de un viejo que, en su interior conservaba sus  más preciadas reliquias de vida. Tan cálida por la estación veraniega con amplias ventanas las mismas que alimentaban de aire fresco, que aplacaban el ambiente y lo hacían más agradable. Aficionado a las estampitas, mostraba un cuadro con las más especiales, las mismas que obtuvo en sus viajes por distintos países. Un escritorio con documentos por doquier, un par de sillones para alguna visita,  un estante con libros viejos, y cuadros de fotografías de antaño.

Entre a mi cuarto, se me hacía necesaria mi partida al hospital, otro episodio así y seria fulminante, torpemente me desvestí la ropa de dormir, en la cama tendida ya estaba mi ropa de diario, lista poco después de haberme levantado.
La imagen de mi rostro se me vino a la mente, la vejez me había alcanzado o yo recién la había percibido, no era el mismo,  tropecé con uno de mis sillones, al tratar de moverlo  las fuerzas me fallaron, caí en la cuenta que hace años que permanecieron en el mismo lugar, ganando peso con el polvo filtrado por las rendijas de la puerta y ventana, eso era una falia, la cual quería creer, la verdad es que no tenía la juventud, la vitalidad y la fuerza, la confianza  a mí mismo se fue, ya no era poseedor de la fuerza hercúlea de la que era orgulloso.

Me propuse a no pensar en el suceso, sentado ya en la cama de roble, amplia y con un colchón suave; con los pantalones puestos, ahora tratando de ajustar los amarres de los mocasines. Me levante vi la camisa que escogí en la mañana y no me agrado, entonces mi mirada se fijo en mi guarda ropa empotrada en la pared, era grande, con dos puestas desplegables a direcciones contrarias, desvié la mirada y vi mi cuadro de estampitas, mis favoritas, la primera era del Perú, en su imagen mostraba un imponente buque militar en el mar peruano, con la inscripción que decía Miguel Grau, otra de Italia con la torre Pisa, Francia con su torre Eiffel, las de Egipto con sus pirámides, Brasil con su Cristo redentor y otras de centro América y medio oriente, conservando un gran cariño mas por las aventuras que pase en esos países que por otras cosas, casi todas con fechas de 1956 a 1960, fueron mis años los cuales pude realizar uno de mis tantos sueños, este realizable otros inimaginables para hacerlos en una, de repente en dos o tres vidas, pero soñar era vivir y sin sueños nada hubiera podido realizar.

-Cambiar de una camisa a otra parecía nada del otro mundo pero ese viejo, lleno de experiencia y penas se distrajo nuevamente y miro la parte del tiempo en la pared.

Mire los cuadros con las fotografías, esas que mi mente se esforzaba por darles color, una a una, comencé fisgonear como que de otras personas fuera. Me vi en los brazos de mi madre al ser bebe, otra en un cumpleaños con mi sombrerito de cono, un retrato hecho a mano del rostro de mi madre en sus veinte primaveras, que bella fue. Otra con mis compañeros de media, la examine y comencé a invocar sus recuerdos, el primero de los cinco que estaba parado se me hacia extraño, gordito con un aire a alemán, recordando solo me vino el recuerdo de sus hermanas, bellas y muy traviesas; el siguiente de tez trigueña, alto como jirafa, era Mateo, solo lo conocí cuatro años, los últimos cuatro de la media, poco después a su padre lo nombraron embajador en España, murió hace ya unos años atrás, rodeado de su familia, que bueno fue.

El siguiente era yo, con mi camisa de colegial sobre salida, peinado desaliñado, con mis 16 años, abrazando a Carmencita, la rubia, salpicada su rostro con pecas muy sutilmente y por ultimo su hermano gemelo, Carmelo, este  ultimo parecía un jitomate por lo colorado que era y las pecas que de ser algo bello en su hermana, para él que tenia por doquier era como si estuviera mosqueado, con su geta sobre proporcionada, era feo.

Otra foto con los compañeros de universidad, otra con mis profesores, otra al graduarme y convertirme en un licenciado. Otra foto en…

Un mareo se presento de pronto, esos minutos  retrocediendo en el tiempo, me fatigo la mente,  solo cerré los ojos, esperando que el mareo se me pase, pidiendo a mi cuerpo que se recomponga, abrí los ojos y recordé que tenía que ir al médico, me pare justo en el medio del guarda ropa, el mareo paso y con las dos manos abrí sus puertas de par en par, de pronto una avalancha se me vino encima, camisas, sacos, ternos y cajas que estaban dentro del guarda ropa, esquive algunos, otros me fue imposible contener, cajas con cuadros, fotos, medallas, trofeos, se vino abajo.

Lo que tenía en los brazos lo puse sobre uno de los sillones, maldiciendo mi suerte, desganado y con fatiga puse uno a uno, cuadros, títulos, diplomas, medallas, reconocimientos. De pronto divise un álbum que no veía desde que me case, ahora viudo y solo, me interese por él y lo atraje hacia mí el álbum, en portada, el titulo decía “A MIS AMIGOS DE INFANCIA”, lo tome con añoranza y lo abrí y de pronto me vi a los 5 años en mi primer día de jardín, llorando por no querer despegarme de mi madre. Esa foto me aclaro la mente vieja y era como la llave a mis más remotos recuerdos, ese día me porte como un total rebelde, una sonrisa melancólica se dibujó en mi labios, estos últimos sintiendo ese estimulo que ya no recordaba.

Paso una semana y cada vez que mi madre me dejaba en el jardín le decía ya puedes irte, tan pequeño y me sentía independiente, entre al salón y ahí parada estaba mi profesora  Gabriela o miss Gaby, me senté en mi sillita y rápidamente vinieron a mi lado mis primeros amigos, Ignacio y Javier.  En la siguiente foto nos veíamos los tres en una obra de teatro, que cómico, aunque no se apreciaba muy bien la imagen por la calidad de cámara fotográfica de esos tiempos, era como si hubiera sido ayer, otra foto un 28 de julio en la plaza mayor, yo con mis 7 años vestido de el libertador Don José de san Martin, con mis generales (Ignacio y Javier) y la bella madre patria que era mi amiga, Isabel.

Estando ya casi a mitad del álbum, me llamo la atención una fotografía, no era mi casa, se veía una torta, unos vasitos con chocolate y otros con gaseosa, yo con mi sonrisa casuta, mi amigo Javier, su mama y su hermano mayor.

Esta fotografía, me llevo hasta ese día 8 de octubre, en el cual estaba en la casa de mi amigo, haciendo la tarea que nos dejó la profesora Betty, realizamos los ejercicios de matemática, los dibujos del curso de arte, eran ya las 4 de la tarde y era hora de las obligaciones de mi amigo, el dar agua a las vacas y mudarlas de lugar para que coman en los alfalfares.
Su hermano mayor se encargaba de los toros, yo ayudaba a Javier con los becerritos, y una que otra vaca, se dejaban llegar hasta su alimento despreocupadas de conseguir el que comer. Terminada la tarea, nos pusimos a jugar pelota, a trepar árboles frutales y comer sus frutos ahí mismos.

Se ponía el sol y la tarde  llegaba a su término, su madre nos llamo del interior de la casa huerta, y al instante bajamos del árbol de pacay, nos mando a ordenar nuestros útiles, cuadernos, colores y todo sobre la mesa, una vez terminada, y con la oscuridad de la noche, apareció su madre, entre sus brazos una torta y cantando feliz cumpleaños Javier… - todos nos unimos al canto, su hermano, primos que llegaron y su padre, compartimos de la torta y gaseosa, era su cumpleaños y yo no tenía ningún regalo, le di mis disculpas y él a su corta edad solo alcanzo a decirme, gracias tu regalo es tu amistad y estar hoy aquí.

En una siguiente foto supe de inmediato las circunstancias de la misma, era la captura del momento después de mi estupidez, quedó inmortalizada en esa imagen, la cual saque del álbum, entre mis manos la sostenía, unos 10 años de edad más o menos. Era hora del recreo, salimos disparados de la jaula que eran las clases de la profesora Betty cuando nos enseñaba literatura.

La escuelita con las puertas  traseras abiertas de par en par, daban hacia la gruta de la virgen del Carmen, santa patrona de la escuela y la hermosa campiña con sus chacras, los olivos a la fija de distintos tamaños, entonces junto a mis hermanos, Ignacio y Javier nos pusimos a hacer competencia de destreza para subir los olivos, Javier se subió a uno y comenzó a caminar sobre un brazo del árbol, divertido, Ignacio se apresuro a subir a otro, más complicado, mi instinto de competencia me llevo a competir con él para subir más rápido y llegar a la copa antes que él, mi agilidad rápidamente me dio la ventaja y en poco tiempo ya Ignacio me miraba de abajo, yo feliz encima de la copa.

De un momento a otro se escucho a lo lejos las campanadas del fin del recreo, Javier ya en el suelo comenzó a caminar en dirección a la escuela, Ignacio recordándome que no teníamos que llegar tarde a la clase de la profesora sino nos pegaría con la regla, la que ya conocíamos y que era una de la preferidas para castigar, como también el de dar cocachos a diestra y siniestra y jalar las patillas, al recordar me apresure y  pise una rama delgada, solo escuche un crujido y al segundo me hallaba en el suelo, di un grito que rasgo el cielo, caí de costado, de pronto vi a mis amigos tratando de pararme, apoyado en ellos no podía asentar mi pie izquierdo, y Javier al levantarme el brazo  chille como niña, Javier asustado me dejo y se fue corriendo a la escuela, de pronto llego el auxiliar y la profesora, me encontraron llorando del dolor, la rama rota en un lado e Ignacio sin decir palabra a las interrogantes de los adultos.
En la foto se ve a Javier, Ignacio y yo con el brazo izquierdo enyesado y sonriendo.

-Ignacio se fue muy lejos, pasado un año del incidente; todos se van en algún momento de sus vidas, como el viejo en su momento, recordar que afuera donde es verano y la juventud rebosa de ánimos, mas ese viejo sumergido en su invierno, la melancolía, la pena, la tristeza lo embargaba, con su aspecto de un otoño que no florecerá para la nueva primavera que ofrece la vida, las lágrimas cayeron, al recordar a sus amigos y las mil diabluras que realizaron.
-Enjugándose las lagrimas de los ojos, dejo la foto y el álbum a un costado, miro una camisa en el suelo alfombrado y la levanto, poco después salía de su cuarto.

Comencé a bajar las escaleras, los cuadros de pinturas hermosísimas me acompañaban en mi descenso, parado frente a la sala, me detuve mire la hora de mi reloj de mano, marcaba las 10 horas menos 13 minutos de la mañana. Cruce la sala, recogí las llaves y mi sombrero y me dispuse a abrir la puerta, de pronto vi unas figuras del otro lado que estaba a punto de tocar el timbre, abrí y me quede estupefacto , eran dos viejos  en mi delante, me miraron a los ojos, yo reconocí la mira de cada uno y porque no hacían palabras de mas, nuestras miradas se sumergió en el océano de los ojos de uno y de ellos, cristalinos con la lacrimal en abundancia, eran mis amigos, eran y a la vez no eran, tantos años, tantísimos años y de pronto un magnifico sentimiento surgió de entre las penas, amarguras y todos esos años de las luchas ganadas y perdidas.

Recordar como éramos y como somos ahora, era un chiste de mal gusto, una sacada de vuelta a la vida, todo había cambiado mas no ese sentimiento que se siente al ver, esa gracia de reconocer y recordar a unos seres que marccaron parte de tu vida, parte misma de tu alma, parte de tus sentimientos, sueños, alegrías, penas, triunfos, fracasos, dolor…
Eran mis amigos de la infancia, IGNACIO Y JAVIER.

FIN.

 LUIS LLOSA.


29 septiembre, 2011

TARDE DE DESPEDIDA


En la playa disfrutando pero de un momento a otro se comenzaron a parar todos con la intención de irse al pueblo, eso me desagrado y molesto, el fastidio del no poder quedarme un poco mas y seguir en compañía de Rosa era algo que sabía que iba a llegar pero aun así no lo deseaba, me pare vi el mar tan hermoso como siempre, las aves en su vuelo en “V” por el cielo, algunas nubes  blanquísimas como el algodón flotaban llevadas por el viento a su antojo.

Volteé y vi a  Juancho, Pepe, Mariel y Rosa recogiendo las ultimas cosas de la arena, me mire parado dentro de la ramada con deseo de no irme, mire el sol que en un principio me cegó pero que en esa milésima de segundo  que pude apreciarlo, note que no tardaría mucho en descender para ocultarse.

Vámonos ya Franco. -Dijo pepe. No iré, me quedare un rato mas, atine a decir sin más remedio. Si nos vamos ahora, llegaremos al pueblo en una hora convenida. - Dijo Juancho. Lo sé, lo sé y discúlpenme pero creo que me quedare a ver el crepúsculo, será el ultimo que vea, ustedes saben porque lo digo.

Vale, vale, oiga tío pero nos vemos más tarde, quisiera quedarme pero ya sabes que tengo que llegar con Mariel sino mi cuñado me mata. -Dijo pepe.  Primo iré a tu casa en la noche ya que ahora tengo que arrear a este par sino se me  meten a cualquier maizal (en un tono coloquial y graciosa) y si no llegan al pueblo el jodido seré yo, porque será a mi casa el primer lugar donde irán los padres de Mariel. -Dijo Juancho-  Y con lo que me desagrada decir mentiras, no seré alcahuete esta vez de este par de precoces sexual y también no quiero chocar con Daniel, ya sabes; es un demente, con las disculpas de Mariel, pero es la verdad. -concluyo Juancho.

Que exagerado Juancho solo atino a decir Mariel; pero igual, con lo celoso que es mi hermano, hoy no iremos al maizal…

Todos rieron.

Estás loca, primita pero igual te quiero. – Dijo Rosa.

Vayan, que se les hará tarde sentencio Francisco.

Franco se dispuso a despedirse; con su mirada en Rosa, balbuceo – Cui...Cuídate Ro…rosita ya nos v…. -Y antes que termine fue interrumpido. Yo me quedo también, no recuerdo cuando fue la última vez que vi un atardecer, creo que si llego un poco tarde no me pasara nada. -Dijo Rosa.

Los jóvenes se despidieron con gran afecto después de pasar toda la tarde juntos.

Solo con ella, sentí un aire a timidez.

Ven Fran, ven conmigo. -Dijo Rosa y prosiguió. -Caminemos por la orilla, lejos de las personas que aun quedaron rezagados en las demás ramadas.

- Me parece bien y veremos juntos el atardecer. -Contesto Franco.

-Ves en el cielo esas nubes blancas. -Dijo Rosa.

- Otras más al fondo están apareciendo. -Dijo Franco.

Es una señal del espectáculo que veremos termino rosa y siguió caminando

- sí. -Dijo Franco.

Caminaron alrededor de unos 15 minutos, solo con la vista en el mar y el cielo que manchada con el vuelo de las gaviotas que a diferencia de sus vuelos en “V”; ahora, era toda un afluencia de cientos de ellas y volaban en dirección hacia la boca del rio, dándole belleza extra al crepúsculo que comenzaba, el brillo del sol ya no dañaba como antes la vista, se miraba a lo lejos como de a pocos se iban tiñendo las nubes antes blancas.

Mira hacia el mar, ves esas islas, que parecen casi imaginarias, con sus formas que le dan más preciosidad a ese cuadro que enmarcan nuestros ojos, mira, existen distintos tipos y tamaños de islas, y pensar que en la mañana no estaban que, todo era plano que, donde terminaba el firmamento comenzaba el mar sin nada en el medio. Las nubes tan distantes de la costa y formadas a capricho del viendo o una divinidad daban la apariencia de que existen tales islas tan bellas, pero la verdad solo era una, las nubes nos regalan tal vista y agradecido estoy por ello. – Dijo Franco.

Qué lindo, recuerdo que una vez de chiquita, mi mamá me llamaba para irnos, cuando se acerco para llevarme le pregunte, ¿qué es eso? Apuntando en dirección al mar.

Ella me miro, sonrió y me dijo- parecen islas que están al fondo, Rosita mira la de allá la más grande parece flotar, amor mira qué bello es, son las nubes que nos regalan tan bello cuadro…

Algo así como tú dices, yo también agradezco por la oportunidad de ver eso. – dijo Rosa con melancolía.
Y verlo contigo. -Dijo franco.

Justo en el momento en el que se dispusieron a sentarse en la arena.

¿Qué? -Dijo Rosa al no oírlo.

Mira Rosa la tarde había caído sobre el mar, al fondo del mar parecían cadenas de montañas teñidas de  colores… las islas de nubes ganaban colores brillantes muy hermosos…

-Ohhhh  -Dijo Rosa- Mira las nubes del cielo las que están alrededor del sol.

Si, ha eso me refería, eso era lo que quería ver, que agradable, gracias por estar aquí, a mi lado, no sabes cuánto te quiero. -Dijo Franco con pura sinceridad.

Con lo último dicho se sonrojo un poco y miro el cielo, ella no pronuncio palabra y lo imito.

La vista pegada en el cielo maravillada en las nubes que en un primer momento eran de un color naranja, pasaron en poco más de un minuto a un rojo, ese rojo parecía vivo, poco a poco mas teñido, daba la impresión que se ardía el cielo, los ojos tintineaban al espectáculo, las aves simples puntos negros pasaban como sorteando las lenguas de fuego, el sol majestuoso, dejaba notar su circules y su color de un amarillo naranja el cual se iba ocultando entre las nubes, algunas cubrían solo parte del majestuoso, era algo inenarrable; simplemente tendrían que verlo con sus propios ojos, tal como lo hacían ese par de jóvenes.

Era belleza pura, algo gratificante, el cielo nuboso semejante a un rojo inflamado, llameante, en contraste con el mar verde en toda su expansión, la arena calidad de un gris característico de la playa y por último la fila de palmeras que limitaban el área de la campiña y daban paso a la playa tan siempre igual. En el cielo comenzó a cambiar el color de las nubes a variados tonos e intensidades, enzima del sol.

Los jóvenes debajo del cielo purpureo, solo se limitaban a mirar el sol medio oculto en el mar, al otro extremo, entre las montañas se miraba el azul marino de la noche próximo al lugar de los jóvenes.

Francisco cerró los ojos para así inmortalizar sus recuerdos de esa tarde, y de pronto algo sucedió, algo que deseo desde el día que la conoció, sintió unos labios húmedos juntarse contra los suyos. El nombre ROSA paso por su mente. Sorprendido él, era justamente su sueño hecho realidad.

Sé que me quieres y yo te quiero, quería decírtelo antes que te fueras. –Dijo Rosa, con su  rostro rojo como su nombre.

Y sin dejar a reacción volvió a besar a Franco. – El la abrazo, se abrazaron.

Sabes que me voy, mi viaje está pactado para mañana al medio día. –Dijo Francisco al momento de separarse.

Si lo sé. –Dijo Rosa.

Entonces, esto que pasó ¿qué significa? -Dijo contrariado Franco.

¿Me preguntas? -Dijo rosa.

Rosa, bueno…

…si, si tienes razón, si te quiero y demasiado, pero no podía decírtelo, mi viaje, mi…

Shhhh Rosa silencio a Franco.

No hables, olvídate de eso, solo ven a mí. -Término diciendo Rosita.

La beso con más pasión que nunca había sentido, el fresco del viento soplo, el sol se había ocultado por completo en el mar, las  nubes de un purpura rosáceo paso a un purpura oscuro, pronto todo eclipsó y lo que paso ahí, la oscuridad se encargo de ocultarlo.


Fin.


28 septiembre, 2011

DISTANCIA


Distancia.


Se quiere, se ama, se extraña
Se sufre, se siente
Si el sueño de volverte a ver se volviese realidad
Que felicidad.

Tengo un sueño el volverte a ver.

Mi chica linda, lejos de mí estas
Me  inquieta la distancia que nos separa,
 Deseo verte,
 Tenerte,
Quererte y amarte.
 Ayer soñé hoy sueño y volveré a soñar,
  Junto a ti volveré estar.

 Pues solo la distancia nos separa
 Pero mi corazón junto a ti esta.
Chica linda lejos de mis estas,
 No importa pues no será para siempre
 Solo queda esperar el volverte ver,
El cosmos nos creo y el nos unirá,
 Somos un mismo ser.

 Estar contigo perpetuamente
 Porque mi amor me dice que junto a ti seré feliz.


27 septiembre, 2011

La Partida


¡Me voy!
Ya me fui.
Pero aun sigo en el lugar.

¿Quien se fue entonces?
Dijo el viento al pasar.

Lo veo ahí parado, taciturno, embobado.

¿Se fue la felicidad?
¿La luz de su mirada?
¿El calor de su corazón?
¿Su alma?

¿O es que la soledad lo poseyó?

Se va la otra parte del ser…

¿Volverá algún día?

Se fue su mirada, se fue su sonrisa, la unión de su alma.

Amada mía lejos de mi estas.

Regresa para volver ser uno
para tenerlo todo
para lograr nuestra felicidad...

Sin ti no soy y conmigo somos todo.

LA ISLA DEL NAUFRAGO


Desde algún lugar, en un punto muy distante en medio del vasto océano, se encuentra un naufrago, perdido, solo y sin esperanzas de ser encontrado. Un naufrago escritor.

Dado por muerto y sin nadie quien pregunte por él, recordó el minuto antes que se hundiera el Castillo de Olite, lanzándose al mar en la noche de tormenta, bajo la lluvia de fuego enemigo.

Nado  y logro subir a una caja que flotaba a la deriva. Aferrándose con fuerzas inimaginables, se ato a cabuyas y después de lograrlo; se desvaneció.

No fue hasta 2 días después que despertó, nada a su alrededor, un sol calcinante menguaba su existir; de pronto, el dolor en la cabeza le hizo notar la herida y la sangre seca en todo su rostro.

Agotado y agonizante, varios días después cobro conciencia, estaba varado en una playa con arena tan blanca como nunca había visto, tirado sobre ella, lo despertó el agua que a esa hora comenzaba a subir, la caja a un lado más allá, intacta con su interior salvaguardado.

Tambaleante se levanto, su espíritu resistió a tal duro embiste.

Un día después de recorrer su arribo accidental y salvador, descubrió fuentes de comida y de agua, el marinero, ese hombre que sobrevivió a una guerra que ya no era suya, ese hombre que en el lugar donde se encontraba solo era él y él; Recobro fuerzas para seguir.

Como centinela pendiente estaba de una embarcación que le de rescate, pasaron días, semanas.
Un día algo flotante era varado por las olas del mar, el naufrago percatándose se aproximo a la orilla tomándolo en sus manos lo miro con detención…  era una botella vacía tapada con su corcho.

Recordó entonces que, su caja salvadora la cual inspeccionó el primer día de llegada, en el cual solo encontró papel y plumas de escribir. Se le ocurrió que estando allí, tendría la oportunidad de escribir en ellas.

Tal vez mandar un mensaje en esa botella y pidiendo a dios todo poderoso y a la virgen que, alguien se topase con su nota y ser salvado por fin.

El naufrago escritor, se despertaba y escribía, se pasaba el día hilando ideas y voltejando sus pensamientos cuasi-disparatados pero geniales para el que pudiese leerlos. Terminado uno de pronto aparecía una botella de desde el mar.

Ya no pensaba en su salvación, en su rescate, solo allí únicamente tenía sus pensamientos, papel y pluma.

La isla del naufrago se convirtió en un lugar de creación.