09 abril, 2012

COMO HOY (23/06/2011) Cronica


                                  3:33P.M.
                                                                              DÍEZ AÑOS DESPUÉS

Sábado en la tarde, aun lo recuerdo como si hubiera sido ayer; ocurrió hace una década atrás, el tiempo ha pasado de la manera más  apremiante de alguna manera, pues ya no soy el niño que en los 90   jugaba, corría y se encontraba con los amigos de infancia, el  terminar el colegio fue muy  sencillo, pues nada era debidamente complicado, como después lo hubiera deseado, pero volviendo al tema que me induce a escribir estas líneas  es que un ser humano es marcado en la vida por cosas, sucesos acontecidos que de alguna manera nos dejan una huella indeleble para toda la vida que será motivo de recordar y volver a vivirlo, cosas  tan lindas que solo el asomo del recuerdo hacen en uno lleno de alegría otras como lo dije alguna  vez  te dejan una herida que con el tiempo cicatriza pero solo esa huella hiere, aprendizaje es lo que ganamos en todo lo vivido y lo experimentado.
Sábado en la tarde, aun lo recuerdo como si hubiera sido ayer, pues es una de las cosas, de las tantas cosas que no olvidare y de seguro miles no lo olvidaran jamás y lo comentaran a su descendencia; el  terremoto  del 23 de junio del 2001, con mis escasos 14  años es una de las cosas que viví  y nunca la olvidare, de seguro lo  narrare a mi descendencia eso sí, si la tengo, en fin esa tarde del fatídico sábado 23 de junio promediando las 3 y media de la tarde, un sábado normal, como los muchos otros sábados que en ese entonces vivía pero este fue distinto, se mostro la fuerza de la naturaleza mas notoria en la cual deja a los seres humanos como simples hormigas, insignificantes que no pueden hacer nada por evitarlo, esa tarde esa bendita tarde en donde la tierra dio un sacudón.

Terminada la temporada del colegio  llego el verano, lo más agradable para un chico que se pasa la mayoría del año encerrado en un aula, las queridas vacaciones, las mismas esperadas también por el director, los profesores y los auxiliares, pasaron los días de dese stress bien disfrutadas, las vacaciones para ese año en la punta se dejaba ver el gran número de visitantes que llegaban, fenómeno que se iría acrecentando con los años, era de gran notoriedad la acogida que tenía sus playas, la tranquilidad deseada por muchos turistas, el surgimiento de nuevas discotecas; quedo atrás el lugar de diversión de las generaciones pasadas hasta los tiempos de nuestros padres la llamada “cabaña laser” pues ese verano teníamos  la discoteca “cannabis” en la avenida san Martín en una casa de adobe con techo de dos aguas, para entrar se pasaba por un pasadizo y se doblaba a la derecha ahí te encontrabas con la gente reunida animosa de diversión tenía una  ambiente acogedor, en el patio estaba el grifo o bar, el lugar más importante del establecimiento, un cuanto con un taca taca, ahí encontraba a Graciano y mi hermano en duelo de final de mundial, con  Villegas, Bedregal, D-lerva, Valdivia, carrera, Salazar, Ortiz, salinas y otros buenos amigos reunidos en ese lugar esperando el resultado para retar al ganador, recuerdo también que en día de carnavales todo el mundo comenzaba a mojar a las chicas, las cargaban y las metían en un tipo de piscina de lona que estaba por los baños, todo el mundo en ese lugar la paso desenfrenadamente, el dueño de la discoteca  llamado Carlos más conocido como “ el loco”  con su hermana muy linda por cierto de nombre Helen, su hermano Richard que se juntaba con nosotros, en el grupo denominado  LA JUNTA, mis primos amigos y adherentes formábamos un grupo de cerca de 20 personas que en tiempo de verano era una algarabía, con las conversaciones, juegos y diversión.

En ese  verano del 2001 nació otra discoteca, llamada “La kma” ubicada en la casona donde pase mis primeros años de estudio, el “jardín” donde conocí a mis amigos de infancia, lugar perteneciente a la familia llosa, otra discoteca mas apareció para la sorpresa de todos y era “la taberna de Blas” creo que una vez entre a ese lugar, también presentaron a un grupo de rock de Arequipa  llamado x dinero, en fin ese verano era el inicio de cómo serian los demás, con veraneantes que llegaban por primera vez, la playa implementándose para la acogida de todos, era todo muy bonito con su nuevo malecón, baños de calidad para las múltiples necesidades de los veraneantes que muchos solo venia por el día directos a la playa y necesitaban u lugar donde bañarse cambiarse y retornar a su punto de origen.
Un día tranquilo en casa comencé a sangrar de la nariz, evento nada resaltante si no fuere que se repetía continuamente, preferentemente  cuando dormía, ya acostumbrado en pleno sueño me despertaba sabia ya que pronto descendería mi sangre, era algo extraño así que fui a Essalud en la ciudad de Mollendo, por mis 14 años recién aun pertenecía a pediatría, que vergüenza, todas las madres con sus  bebitos y yo ahí en ese lugar esperando mi turno con el médico.

Llegando mi turno le explique mi padecimiento, ordenándome placas para ver mi nariz, en la semana  siguiente con los resultados de rayos x el médico noto el origen de mi sangrado, una de perfil desviado, y otra de cornetes inflamados, derivándome en ese momento a la ciudad de Arequipa en el policlínico de Yanahuara para la especialidad de otorrinolaringólogo era  mes de marzo y fue el inicio de mis idas y vueltas para la solución a mi derramamiento de sangre.

Era increíble paso el mes marzo, abril, mayo y ya estaba en junio; los viajes continuaban hacia la ciudad de Arequipa pues la resolución del médico era que tenía que operarme, en junio tenía una cita para fines de mes.

Un día sentado en un sillón viendo televisión, si no mas recuerdo era un anime, el hombre araña si no me es infiel la memoria con sus nuevos capítulos que seguía desde hace ya un buen tiempo,  feliz por ser sábado y no estar en clases me la pasaba la tarde entretenido en la pantalla, entonces sentí un movimiento leve. Sentí el movimiento leve y me puse en alarma, otro más fuertecito, era un temblor como muchos que ya había experimentado, pero este seguía; entonces me  pare di unos pasos más y dio un sacudón que hasta ahora recordando; ojalas nunca la vuelva vivir, el movimiento no paraba yo frente al televisor como no sabiendo que hacer o como esperando a que termine la sacudida, de pronto mi padre que durmiendo estaba se despertó y me dijo salgamos, ya otras personas también comenzaban a salir de sus casas, el movimiento aumento como nunca antes había conocido eran las 3 con 33  minutos en el momento que ocurría el terremoto; el movimiento desestabilizaba a cualquiera por tratar de no caer, los postes se movían según como toda la tierra se movía, y en un segundo vi como comenzaba a caer la pared de alado, de la casa que segundos antes salía, cayó el enorme muro de adobe hacia el lado de la calle yo estaba a unos metros más lejos del derrumbe  entonces todo termino,  ya en todo el sur de Perú vivió un terremoto que marco a toda persona que vivía en esa parte del país.

Mi pensamiento se volvo a buscar a mi hermanita que en ese instante no se encontraba en casa, gente  llorando saliendo de la parroquia y las demás casas, de pronto a lo lejos vi a mi hermanita con sus  amiguitas afuera de la casa de una de ellas con su madre.

Esos recuerdos los que evoco hoy en día es solo un testimonio de las  miles de personas que vivieron ese momento en circunstancias parecidas y otras tan impresionantes como dolorosas.  Eran ya las 4 de la tarde y las noticas sobre el hecho se escuchaban a nivel nacional e internacional, ese mismo día había un entierro, justo en la hora del evento catastrófico se estaba trasladando el féretro por una callecita del pueblo en ese instante la gente conmocionada no sabía qué hacer, el cajón en el suelo la gente se inquieto y en el segundo donde todo ocurrió, cayó una pared de ladrillos sobre una señora que estaba en la procesión, otra señora le alcanzo el pie, gente pidiendo a dios piedad a gritos, los llantos  de las personas se multiplicaron, la señora con la pared encima yacía muerta en el lugar, eso paso ese día, la policía se puso en movimiento, de pronto apareció un personaje  de chapa Pelayo que gritaba y alarmaba a toda persona de que se salía el mar que todos deberíamos ir al cerro, que el maremoto se venía por las chacras, las personas al oír eso  se desesperaban aun mas, el patrullero de la policía paso por mi calle regresando de la playa, entonces se le comunico sobre las habladurías de Pelayo siendo detenido y encarcelado por alarmar a las personas, pues no había peligro a una incursión del mar por salir, lamentablemente eso si ocurrió en la punta pero en la punta de Camaná, en donde fallecieron muchas personas y el pueblito quedo destruido.

Recorriendo el pueblo se miraban que la mayoría de casa de adobe yacía destruidas, postes derrumbados, la discoteca “cannabis, la kma y la taberna de Blas” tuvieron la misma suerte, sin fluido eléctrico las noches se pasaban a las luces de las velas y de las lámparas a querosene.

Pocos días después estaba tomando un bus para la ciudad de Arequipa pues tenía cita con el otorrino, lo que vi fue, los pueblos de la pampilla destruido, su iglesia, los demás pueblos como el arenal, la curva de igual manera, ya en la carretera rumbo a la ciudad blanca se veían las rocas desprendidas de los cerros, rocones que impedían el paso  lentamente avanzaba el bus muchas veces en un solo sentido pues el otro carril estaba totalmente bloqueado o  peor aun destruido con el desprendimiento de su base, se dejaba notar tal magnito del terremoto.

DÍAS DESPUÉS

Con la mayoría de las casas construidas con adobe destruidas, los pobladores no tenían donde dormir, pues es así como defensa civil se desplazo a las zonas de desastre, el servicio trabajaba como podía con gente pesimamente capacitada que dejaba ver la falta de preparación para tales eventos, de una u otra manera la gente se organizaba, de pronto, constantes eran los temblores que en un artículo leí llegaron a los 1200 que oscilaban de 2 a 4 grados Richter, pero uno a los pocos días hizo temer lo peor a eso de las 8:53 hs de la mañana del día 5 de julio puso en alarma a toda la población, pues el mar estaba bravo, los pobladores de catas(destruido en un 95%) comenzaba nuevamente su éxodo hacia el cerro bandurrias, la gente con el temor de un maremoto(tsunami) comenzó a pernoctar en el cerro, recordando el maremoto que años  atrás azoto a la zona de la punta de bombón, yo por mi parte dormía en mi cama bien tranquilo, pero ese día pernote en la intemperie con un frio que aun recuerdo, pasaron los días y se miraba toda una nueva población en el cerro que aumento con el 3er sismo de consideración esta vez fue el 7 de julio a las 4:38 hs. La noche anterior con mi primo decidimos quedarnos en la casa de nuestros abuelos, durmiendo tranquilamente el movimiento nos despertó, como pudimos bajamos al primer piso, el movimiento seguía, como sea llegamos a la huertita de mi abuela y ahí agarrados pasamos el sacudón era como si uno estuviera en el mar surfeando, la tierra se ondulaba como si fuera agua, el ruido del sismo hacia predecir que volvería a arremeter más fuerte que la primera vez, todo quedo en un susto salimos a la calle y ahí se encontraban mis abuelos, toda la gente que aun estaba en el pueblo salían de sus  casas alarmados.
La ayuda internacional llegaba en camiones repletos con víveres, muchos de ellos se dirigían sin parada alguna hacia catas pueblo fantasma ya pasada las 6 de la tarde hora donde todo el mundo se dirigía al cerro bandurrias, yo personalmente nunca pase una noche en ese  lugar aunque me hubiera gustado y les narrare porque.

AL MARGEN DEL EVENTO

Los chicos se reunían en la casa de alguno de ellos, pues las clases se habían suspendido muchos ya en la universidad y yo aun en el colegio, amigos del barrio, un día le preguntaron a chatran (Carrera) sobre el 23 de junio. Oe huevas ¿y tu dónde estabas cuando ocurrió el sismo?
Estaba en la playa cordeleando y de pronto sentí que la arena se movía y que comenzaba a saltar, pasado eso me regrese caminado tranquilo al pueblo, a lo lejos vi una polvareda pero no sabía de que era, pero al llegar vi las casas destruidas por el terremoto con razón que no pesque nada ese  día.

Oe vamos al cerro dicen que ahí se tiran unas tremendas bombas los tíos. Dijo lakijada

Ya pes. Respondió chatran

Macanudo contesto Bedregal.

No se diga mas agrego Noe.

De lo que cuentan es que el primer día fue horrible, hacia frio en demasía, no se podía dormir por los ronquidos de gente que dormía en carpas improvisadas, hechas de esteras, otras de lona. Todos apiñados, juntos.

Me ha dicho un tío que para soportar el frio se tiene que mascar hoja de coca.
¿Hoja de coca? No jodas, no pasa nada mejor vayamos ahora con nuestro botellones de culin para  así pasarla más piola, ¿Quien va a llevar radio para escuchar alguito de música? Dijo  Noe.
Yo, respondió pepino.

Bedregal llevará casetes para escuchar rock del bueno, está bien nos vemos mas tarde para subir al cerro.
De lo que fue una vez se repitieron muchas veces más.

Ya no quiero ir al cerro, hace demasiado frio, además ya no es tan paja, mejor vayamos a la plaza.
Todos reunidos se dirigían a la tienda del Sr. Rodríguez.

Fito pedía dos onzas de hoja de coca, una botellita de culin y un par de chancacas.
Servido mi estimado; decía Jesús, dueño de la tienda preferido por todos, en la plaza se escogía la banca y todos acomodados, algunos sentados otros apoyados en las rejas, comenzaban a chacchar, Graciano con su gracia de siempre comenzaba con las anécdotas, seguido de las de chatran, no siempre los acompañaba pero las veces que si, era simplemente jocoso, un mate de risa de principio a fin, todos ya con los cachetes llenos de las hojas, un poquito de chancaca para darle dulzor al sabor amargo de la hoja y un sorbo de culin puro (anisado a granel) eran la combinación perfecta, al final solo quedaba palitos de las hojas de coca regadas por el piso y debajo de la banca, al día siguiente nuevamente en la misma banca todo se repetía como deja vu.

Pasaron días y se miraba resaltante para cualquier persona que transitaba por esa zona de la plaza y más aun si miraban el lugar de la banca donde cada noche era zona de la nueva costumbre que nació a razón del terremoto y la experiencia en el cerro, a la luz del día se miraba como nacía una pequeña montaña con los palitos de las hojas de coca, era gracioso porque cada noche todos decían, haber mira que hacen las barredoras que no limpian esto, todos reían.
Cristian al comprar una onza para la nueva jornada analizaba el contenido y de ese resultado con suma alegría decía.

Miren esta hoja tan bella esta perfecta, la guardare en mi billetera.

Sobrino que haces comprando esas cosas. Dijo un viejo pescador que pedía su coca y anisado para pasar la noche en la playa pescando.
Tío es para chacchar.
Las risas del pescador.

Yo lo hago por necesidad, por las bajísimas temperaturas que tengo que soportar al pescar o meterme al mar de noche, pero tú ¿porque lo haces?
Por deporte pues mi querido tío cara e perro. 


Pronto las clases volvieron a la normalidad, el colegio no tenia cerco perimétrico todo se había derrumbado, mi aula en el pabellón quedo inhabitable, entonces se armo aulas pre fabricadas donde se brindaban el dictado de clases, mis amigos volvieron a la universidad.
No faltaba un fin de semana en el cual llegaba Cristian con hojas de coca de Arequipa están eran más grandes y todos volvían a repetir la ya vieja costumbre.

Ese fue el terremoto y las cosas que yo viví y experimente, por mi parte termine siendo operado pero un viernes 27 de julio, el sangrado seso, pasaron un par de semanas y ya me encontraba en la FIA  viendo el concierto de libido, al año siguiente en verano solo reabrió la discoteca cannabis en otro local, menos agradable que el destruido por el sismo, las otras dos discotecas por desgracia no reabrieron por no tener lugar para alquilar un local, ese verano fue triste, la punta estaba en un nuevo renacer.

Hoy diez años después de ese evento se ve que la punta esta casi recuperada, salvo algunas casas, que muchos de los casos está en venta u otras que aun no logran la recuperación total del inmueble destruido parcialmente.

Cada año se recuerda ese suceso, hoy son 10 años, una década, se paso el tiempo y la punta volvió a coger a los turistas en las playas, con locales nuevos, modernos, las casas de adobe quedo en el recuerdo, la iglesia de la punta se refacciono.

Pero como ese mundo no para de girar nuevos terremotos y calamidades surgieron a lo largo de estos años y justo hoy  23 de junio un Fuerte movimiento castigó la zona cercana a la isla Fox del archipiélago de las Aleutianas de Alaska, activándose la alerta de tsunami.
Un terremoto de 7.4 grados en la escala de Richter, siendo un fuerte movimiento sísmico se registró a 46.8 kilómetros de profundidad en una zona muy cercana a Alaska, exactamente a las 03:09 minutos de la mañana del viernes hora local (10:09 del jueves hora peruana). Segundos después se registró una réplica de 7.3 grados.

Todos estamos expuestos a que se repita un sismo de magnitudes indeseables, solo queda la precaución como único mecanismo para salvar vidas y prevenir el mayor daño colateral que ocasiona un sismo, ya se ve en el mundo que ya no es necesario esperar 30, 50 o 100 años para que vuelva a ocurrir un sismo en el mismo lugar, ahora es impredecible y mas frecuente que antes.
Fin.

 Por: Luis Llosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

invito a comentar los distintos relatos, cuentos, cronicas , para que asi de esamanera me pueda servir de ayuda para seguir mejorando.